miércoles, 21 de abril de 2010

Ivo II

Una tarde Ivo nos invito a mí y a otros compañeros a comer un asado a la casa. La pasamos muy bien, yo me quede hasta más tarde que el resto. Estábamos él y yo sentados charlando, el tenía la guitarra en las manos y tocaba un poco de muchas canciones. Me estaba contando algo que le había dicho la mamá de su pelo, que se lo tenía que cortar, que estaba desprolijo. A lo que yo respondí sin pensar “Pero si así estas hermoso” en el momento que lo dije me arrepentí. Él me contesto algo así como en serio te parezco hermoso. No pude mentirle, porque era imposible para mi negar que él me parecía hermoso. “Sí” le conteste más que nerviosa. Me miro a los ojos, que lindos ojos por favor, me dedico una mirada súper dulce, me acaricio la cara y me dio el beso más lindo que me habían dado hasta ese momento. Ese beso tan especial que solo te puede dar alguien que te gusta mucho, muchísimo, ese beso que te imaginaste mil veces. Puedo asegurar que mientras nos besábamos sentí mariposas, cosquillitas en la panza.



Con Ivo pasábamos muchas horas juntos, me encantaban sus besos, sus mimos, sus abrazos. Era tan sincero, tan bueno. Lo presente a mis amigas, me presento a sus amigos.


Ivo me contaba mil cosas de su vida, y no había cosa que a mí me gustara más que escucharlo, me conto de su hermano gemelo, que murió de leucemia cuando tenía 3 años, me contaba lo poco que se acordaba de su hermano, el miedo que le daba llegar a olvidarlo. Me conto el miedo que habían sufrido sus padres de que a él le pase lo mismo, de lo mal que había estado su mamá. Que cuando él creía que su mama ya estaba mejor que iba a poder salir adelante, quedo embarazada y perdió al bebe. Me dijo “Con eso la relación de mis papas tenia los días contados” Las peleas se multiplicaron y finalmente se divorciaron. Su papá se fue a vivir a Mendoza, y hacia ya 4 años que se había vuelto a casar. A Ivo se le iluminaban los ojos cuando hablaba de Camilia, su hermanita de dos años.


Ivo es, sin dudar ni un segundo, de las personas más especiales que tuve en mi vida, su sinceridad y su pasión eran lo que más me enamoraba de él.

4 comentarios:

  1. Ivo ahora vive en mendoza, mas adelante cuento bien lo que paso. Besos!

    ResponderEliminar
  2. q bajon cuando t traiciona el inconciente y decis ESO q pensas y lo mandas sin filtro, pero q bueno cuando a raiz d eso ligas ese beso tan hermoso!

    ResponderEliminar
  3. jaja fue la unica vez que el inconciente me traiciono para bien, simepre que hablo sin pensar meto la mata..

    ResponderEliminar